20070200.CARLOS MALPICA FAUSTOR PROLOGA LIBRO LA LECCION DE MAÑANA CRONICAS DIDACTICAS DE ANTONIO MAURIAL

20070200.CARLOS MALPICA FAUSTOR PROLOGA LIBRO LA LECCION DE MAÑANA CRONICAS DIDACTICAS DE ANTONIO MAURIAL
 

MAURIAL, Antonio. La Lección de Mañana: Crónicas Didácticas. Lima, febrero, 2007. 204 p.

  

A MANERA DE PRESENTACIÓN

 

            Mi dilecto amigo Antonio Maurial, amigo de larga duración, me pidió unas palabras de presentación sobre su nuevo libro La Lección de Mañana: Crónicas Didácticas. Acepté honrado y entusiasmado, y la lectura me ha encantado, en el sentido que explico más adelante.

 

Fue Paulo Freire quien instó a Antonio Maurial, cuando conversaban en la Universidad de Harvard hace treinta y siete años, a escribir este libro, para que las innovadoras experiencias docentes de Antonio sirvieran de estímulo a los profesores y líderes del mañana. Y tan sabio consejo ha sido bien cumplido, porque Antonio nos entrega una obra testimonial, a manera de una lección magistral, cuya lectura, sencilla y agradable, es a la vez apasionante, porque nos invita a la reflexión crítica y nos impulsa a la acción emprendedora.

 

            Conozco a Antonio Maurial desde la década de los sesenta, cuando en el naciente Instituto Nacional de Planificación un puñado de peruanos iniciamos la experiencia de planificación del desarrollo económico y social del Perú. Él era Jefe de Promoción y Publicaciones y se desempeñaba a la vez como Secretario Técnico del Comité de Coordinación. Yo era Programador de Educación y fui más tarde Director General de Programación Social y Director Técnico del Instituto. Desde esa época nos impresionó Antonio por su don de gentes y de comunicador, por sus habilidades en el trabajo en grupo, por sus conocimientos literarios e históricos, por su elegancia y eficacia en el lenguaje oral y escrito, y por sus dotes artísticos como cuentista, poeta y músico.

 

            Al leer este libro, que narra y comenta medio siglo de  experiencias vitales, nos enteramos como el autor experimenta en su niñez el contraste entre la educación escolar tradicional y la moderna educación familiar que le brindaron sus padres; como primero descubre su vocación de maestro y después se decide a iniciar sus estudios para educador; como teje de manera enriquecedora su formación como abogado, historiador, comunicador y administrador; como innova en los diseños curriculares y en las prácticas docentes en la Educación Secundaria y en numerosas instituciones de educación superior y universidades, desde la preparación para el ingreso, en cursos de Pregrado, como promotor cultural, hasta talleres para profesores de Postgrado.

 

Antonio no pretende establecer diferencias entre profesor, líder, gerente o consultor; ellos, en su concepto, deberían ser educadores, en el sentido pedagógico del término; especialmente hoy, dice, que tenemos el desafío de aprender a aprender, para aprender de nuevo; hoy que las organizaciones están obligadas a ser organizaciones inteligentes, que o aprenden o desaparecen.

 

El libro está basado en hechos ocurridos en el hogar, en la escuela, en el barrio, en la empresa; en la vida, en general, y también en el aula magna del mundo interior del autor. Una característica de este  libro es que todo lo presentado en él tiene un asidero real; son historias que son y lucen verdaderas, cercanas, actuales; que pueden servir de referente al profesor, al gerente, al padre de familia, a un abuelo como yo. Es parte de la rica biografía del autor, un mensaje y legado a la vez. No con carácter terminal, pues somos invitados a comentarlo y a aplicarlo.

 

Hay dos invocaciones insistentes de Antonio a lo largo de su obra. El primero es “lee y escribe, no necesariamente para publicar”; en sus propias palabras: “escribir cada vez mejor, con limpieza, y sobre todo, buscando armonía entre el fondo y la idea, por un lado, y entre la expresión y la imagen, por otro. El estilo me preocupaba; debía alcanzar claridad y precisión y a la vez hondura, profundidad, consistencia, y belleza”

 

El segundo mensaje es “aprovecha al máximo el encuentro con otras personalidades, con sus obras y con sus pensamientos”. Antonio tuvo el privilegio de conocer a grandes maestros y pensadores, recibió lecciones magistrales, una de ellas en veinticinco segundos.

 

Como recomendación, en la dimensión “didáctica” de la obra, el autor presenta, sustenta e ilustra, de modo evolutivo, una amplia gama del instrumental y de la metodología del trabajo docente. Comienza con sus experiencias en la Gran Unidad Escolar Melitón Carvajal, en teatro, lectura interpretativa, recitación y discusión de lo leído. Sistematiza las aplicaciones de los métodos de análisis, discusión y solución de casos, como una metodología altamente formativa, que se puede combinar con el desempeño de roles. Pasa desde los instrumentos tradicionales – la pizarra, los apuntes, las fichas – hasta los más modernos – power point, correo electrónico, chatting, video conferencias.

 

La ruta escolar de Antonio la inicia así A los ocho años de edad, vivía en la hacienda Majoro, Nasca. En la escuela de la ciudad enseñaban a la antigua. Los horribles métodos didácticos eran  la palmeta y el chicote. Los sábados eran el  día del repaso. El asistente del Director, látigo o palmeta en mano, comprobaba si las lecciones de la semana habían quedado fijadas en las mentes de los niños. Por cada pregunta sin respuesta o mal contestada, la palmeta o el látigo chasqueaban en la mano de algún alumno”…

 

Pero Antonio, notable autodidacta hizo su camino al andar, inspirándose en sabios consejos como : “El genio es cinco minutos de inspiración por cinco años de transpiración” (Baudelaire); “Con la verdad no ofendo ni temo” (Martí).

 

Incursionó en el periodismo (Suplemento dominical de El Comercio, Revistas, Radio Nacional) y conquistó cientos de amigos y colegas y miles de estudiantes. Siempre animado por un intenso afán de innovación, incitándonos a ser innovativos, motivándonos, sin pretender ser un guía. Así surge su ingenio catalizador, ahora al servicio de los “profesores de mañana”. Por eso en el libro incluye, como prototipos, casos de personas a cuyo desarrollo contribuyó Antonio, y los analiza en la perspectiva del tiempo, más allá de lo didáctico, en lo que demuestra su maestría.

 

            El desarrollo curricular también le debe importantes contribuciones al pionero Antonio. En 1964 convirtió el curso de “Lengua”, en “Comunicación Escrita y Expresión Oral”, cuando no había antecedente de una asignatura similar en el Perú. Impulsó Concursos de Ortografía y de Oratoria y los aprovechó como metodología docente. La Universidad Nacional de Ingeniería publicó un libro de sus primeros sylabus. En 1965 debutó en ESAN como profesor de “Análisis y Preparación de Material Escrito” y “Expresión Oral”, cursos que transformó pronto en “Metodología aplicada a las comunicaciones” y “Comunicaciones administrativas”. En ESAN preparó el primer libro de casos y publicó “Comunicaciones Empresariales”, basado en sus experiencias en la formación de Ingenieros y de Empresarios. Le siguieron sus variadas actividades como consultor.

 

            En el libro Antonio nos invita a reflexiones filosóficas sobre la función docente, a partir de sus experiencias del camino. Todos los que hemos transitado por las rutas de la docencia terminamos haciéndonos la pregunta ¿Al final, qué es lo distinto entre la educación y la comunicación? Antonio enfatiza que un buen maestro debe pensar por si mismo y al mismo tiempo pensar en los demás, que debe apelar a la imaginación y no solamente a la memoria. Suscribe a Peter B. Vaill “quien  se refiere al aprendizaje como estilo de vida, es decir una forma de vivir y trabajar, de pensar y sentir, y más adelante sostiene que es una forma de ser y una mentalidad”. En sus propias palabras Antonio resume su credo: “Mi vida es ser, aprender y servir. Soy, cuando escribo; aprendo, cuando estudio, y sirvo cuando enseño”. “Sólo escribe y habla claro quien piensa claro; ¿qué debemos hacer para pensar claro? Para pensar en forma ordenada debemos hacerlo en forma metódica”

 

            Ya en su libro “Comunicación escrita: de la palabra a la acción” aborda como conjugar los objetivos pedagógicos de comprensión y expresión en la comunicación y en la cultura científica. Esos dos objetivos, junto con el de formación en valores, son los tres pilares de la “Educación Básica de Calidad y para Todos” que ha adoptado el Perú como política de Estado.

 

            Todo lector que busque armonizar la razón y el sentimiento, y trate de conjugar la inteligencia con los valores, va a disfrutar mucho de la lectura de este libro. Para ser concordante con la metodología que preconiza el autor, hay que intentar su lectura global, analítica y crítica. También al pensar como podría aprovecharse esas valiosas experiencias en la preparación de “Guías Didácticas para Profesores”. Él nos ha abierto su Cuaderno de Bitácora y su Diario; nos ha mostrado su Caja de Herramientas; nos ha mostrado como se puede ser difusor e inventor en esa materia. No todos hemos tenido el privilegio de verlo en acción, en su vida y en su trabajo.

 

            Aunque no hayamos tenido un padre que desde temprano nos enseñara a interrogarnos, o una madre que nos encantara acompañándose con su guitarra, o el temprano acceso a las obras clásicas, escritas, artísticas y a la formación musical, no podemos rechazar, después de todo lo andado, el desafío que hoy nos lanza Antonio, el eximio comunicador, de tomar más en serio la comunicación, cualquiera que sea nuestra función social y económica actual. Por eso concluyo mis palabras de presentación citando las sabias palabras del autor:

 

“Hoy nadie discute que la comunicación es la condición de la vida en sociedad, la razón de ser de la organización, que es el fundamento de la interacción humana, la base para la toma de decisiones, el instrumento de la negociación y de la gestión, la esencia del proceso de enseñanza-aprendizaje, que la educación es un acto comunicativo por excelencia”.

 

 

Carlos Malpica Faustor.

 

Lima, 8 de febrero de 2007.

Acerca de cnmalpica

carlos@malpica.net http://www-slideshare.net/carlosmalpicafaustor Peruano. Profesor, Investigador, Especialista y Consultor Internacional en Administración y Planificación de la Educación; Planificación del Desarrollo Económico y Social; Reforma de la Administración Pública; Gestión Pública, y Desarrollo de Capacidades Nacionales. Ha dirigido visitas de estudio, misiones oficiales, cursos y consultorías en 40 Estados Miembros de América Latina, Estados Unidos de América, Europa, Asia, África y Estados Árabes. Lenguas de trabajo: Castellano, Inglés y Francés. Egresado de la primera promoción (1953) de La Cantuta (hoy Universidad Nacional de Educación - UNE), con estudios de especialización y postgrado en las Facultades de Educación de las Universidades de Puerto Rico, Chile y Nacional Mayor de San Marcos. Experiencia docente en Educación Secundaria, Normal, Superior y Universitaria. Ex-funcionario de la Alta Dirección del Ministerio de Educación, del Instituto Nacional de Planificación - INP, de la Escuela Superior de Administración Pública -ESAP, de la CRYRZA y del Instituto Nacional de Administración Pública - INAP. Representante del Perú en numerosas misiones oficiales en el exterior. Ex-funcionario de la UNESCO (París 1979-1993) en el Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación - IIPE (Investigador, Asesor y Director de la Formación). Consejero ad honorem de la Delegación Permanente del Perú ante la UNESCO (París, 1993-1995). Ex-Asesor del Viceministro de Relaciones Exteriores, ex-miembro del Consejo Nacional de Educación, ex-Coordinador de la Comisión Presidencial de Educación y ex-Ministro de Educación (2003-2004). Actualmente: miembro de “Foro Educativo”; de la "Asociación Civil Presidente Ramón Castilla" para la Reforma del Estado y la Modernización de la Administración Pública (Presidente fundador); de la "Comisión Nacional de Asesoramiento Institucional del Colegio de Profesores del Perú - CPPe" (Coordinador); de la Asociación Civil Instituto Pro Gobernabilidad de la Educación - IGEPE" (Presidente). Ha publicado libros, informes de investigación, artículos y documentos técnicos sobre Experiencias Nacionales de Planificación Económica y Social, Administración Pública, Descentralización y Evaluación del Desarrollo, y sobre la formulación y evaluación de Planes, Programas y Proyectos Estratégicos de Educación. Ver: http://cnmalpica.wordpress,com/ Distinciones: "Palmas Magisteriales del Perú" en el Grado de Comendador; "Orden Andrés Bello" del Gobierno de Venezuela; “Profesor Honorario” de la Universidad Nacional de Educación; “Medalla a la Integración Simón Bolívar” de la CIPIS de Brasil; "Laureles Educativos" de la Confederación Nacional de APAFAS del Perú; "Doctor Honoris Causa" de la Confederación Mundial de Asociaciones de Padres de Familia; Profesor Honorario de la University of Silvaner Inc. de Panamá.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s